Altavoz del usuario

LA COCINA DE AYER Y DE HOY

En el grupo de conversación que los viernes se lleva a cabo con algunos de los usuarios y usuarias del Centro de Día de Lada, guiados por el psicólogo del Centro, se habló de la cocina y del cambio de ésta con el paso del tiempo, estableciendo comparativas y conexiones entre pasado y presente.

Ahora veremos qué opinan los mayores del centro de todo esto:

  • Antaño se solía cocinar en el llar o cocina de leña. Se tenía que ir a recoger “garbos” (pequeños trozos de madera) para poder cocinar y calentar la casa.
  • También se usaban mucho aquí en Asturias las cocinas de carbón. La mejor leña para que la cocina “tirase” (funcionase bien) era la de pino, y si estaba húmeda por la lluvia se metía en el horno de la cocina para que secase.
  • Lo peor de estas cocinas era cuando “echaban el humo para atrás” porque no encendía a la primera y teníamos que volver a encenderlo. Pero sin duda los potajes salían mucho mejor que en la cocinas de ahora, porque en la chapa se hacían poco a poco.
  • “Encendías la cocina por la mañana y dejabas la pota toda la mañana haciéndose. Los postres se hacían en el horno de la cocina, y cocían mejor que en los hornos modernos.”
  • Para cocinar se solían usar los productos de la propia huerta y de la matanza.  “Pensábamos lo que se quería comer e íbamos a la huerta a por ello, o se subía al desván a por las patatas o castañas que se tenían ahí para secar”.
  • “Se mataba una vez al año, a finales de año y en luna menguante”. Se “curaban” (secaban)  los chorizos en una habitación, se hacía un fuego de leña y se ahumaban. Estos productos eran mejores que los que se comprar ahora en los supermercados porque eran “más naturales”.
  • Los domingos y los días festivos “se comía especial”: carne, sopas de ajo, etc. porque no había dinero para comer así todos los días.

Antiguamente eran las mujeres quienes cocinábamos y aprendíamos a hacerlo acercándonos a ver como cocinaban nuestras abuelas y nuestras madres. Los hombres ni se “arrimaban” (acercaban) a la cocina. Ahora, sin embargo, algún hombre cocina como “el mi fiu” (mi hijo) y eso está muy bien, porque así comparten las tareas.

 

Si te ha parecido interesante este altavoz, puedes ver todos los anteriores en el apartado “El Altavoz del Usuario”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s