NUDO JUNIO


TEJIENDO REDES, DESHACIENDO NUDOS

Queremos tratar en este nudo  la necesidad de mantener las relaciones sociales en las personas con Alzheimer y demencias. Es, según todos los expertos,  uno de los factores que inciden en la calidad de vida de las personas y  me pareció adecuado hacerlo a través de la experiencia de Tomás, usuario de este centro al que ese aspecto le resulta especialmente importante y así se consideró en su plan personalizado de intervención.

Tomás llegó al centro de Día de Lada acompañado por su familia. Como todas, llena de dudas y miedos ante una decisión difícil. En el fondo nunca se tiene  la certeza de que acudir al centro sea lo mejor para nuestro familiar.

Para Tomás fue fácil la adaptación. Siempre fue una persona sociable, conversadora y bromista. Es un hombre feliz. Siempre lo fue. Le gusta el contacto con la gente, ser útil, sentirse querido. No en vano, fue alcalde de barrio en Langreo durante 32 años y 18 años vocal de la Junta de Gobierno del CSPM de La Felguera.

En Lada se reencontró con mucha gente conocida y amigos. Uno de ellos, Daniel, se brindó a salir a caminar alguna mañana con él, algo que Tomás hacía de manera habitual, incluso ya cuando la enfermedad se había instalado en su vida.

Puntualmente llega Daniel a las 10 de la mañana y se van juntos a recorrer  lugares comunes, territorios familiares. La vuelta al centro siempre está llena de comentarios alegres, bromas y una sensación contagiosa de bienestar. Tomás puede seguir con su vida habitual y Daniel participa de ella.

En una de las salidas Daniel le acompaña al Carbayu, dónde Tomás creció y vivió. Allí están sus recuerdos, su familia, su trabajo, la que fue su casa, la casa de su abuela, de sus primos. El pozo de agua y las fuentes, cada una con su nombre. Tomás vuelve a su pasado y recuerda muchas cosas, algunas grabadas a fuego, siente el afecto de familiares y vecinos que le invitan a comer, a tomar algo y consigue mantener su identidad y sus recuerdos a salvo.

A la vuelta al centro, cuando nos relata los retazos que recuerda de la visita se le ve feliz, orgulloso de quien fue y de quien es. Y  Daniel, emocionado, nos dice: “no sé quien disfrutó más, si él o yo”.

El título de este nudo hace referencia a la necesidad de mantener las redes sociales (sí, las redes sociales que ya existían antes de las redes sociales digitales)

Habitualmente la familia directa nos manifiesta como los amigos de la persona que tiene Alzheimer, e incluso algún familiar, evitan enfrentarse a una situación que les desconcierta también a ellos y que no saben cómo manejar. Ocurre también en fases terminales de otras enfermedades y no es otra cosa que el miedo a lo desconocido, a no saber cómo reaccionar, a los fantasmas propios que nos invaden.

Desde este nudo no recriminamos esas actitudes, las ponemos de manifiesto para que reflexionemos  porque, en el fondo, ese debate sobre qué hacer o cómo actuar nos resta fuerzas para enfrentarnos a la realidad y vamos dilatando la toma de decisiones (¿iré a verle?, no iré, ¿me reconocerá?, ¿qué le digo?…) Y, al final muchas veces, ocurre que nos arrepentimos de no haber acompañado a ese amigo o familiar en su travesía particular.

La persona con Alzheimer o demencia puede no recordar nuestro nombre o en que parte de su vida recorrimos juntos el mismo camino, pero sí es posible que recuerde cómo se siente cuando ve el rostro de una persona que les quiere. Por eso, no debe sometérselos a interrogatorios para comprobar hasta qué punto el olvido se adueñó de ella. Agradece, sin embargo, la conversación afable, que se le cuenten historias familiares que muchas veces son la llave que abre  ese rincón perdido de su memoria, que le muestren afecto, que le den seguridad.

Y seguridad  (y también reconocimiento) queremos transmitir a todas aquellas personas que, como Daniel, toman la decisión de participar de ese viaje común, de seguir formando parte de la vida de un amigo, de un familiar, de una persona querida.

Los profesionales, que también formamos parte de este proceso, debemos esforzarnos por mantener y potenciar estas relaciones cuando el usuario así lo decide.

En eso estamos todo el equipo del Centro de Día de Lada, intentando desatar este nudo, intentando tejer esta red.

 

Diana María López López

(Directora del Centro de Día especializado en Alzheimer y otras Demencias de Lada)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s