Estrés y deterioro cognitivo leve

estres-y-ansiedad“Las personas que padecen estrés tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y, por tanto, de sufrir un infarto o un ictus. Pero los efectos perniciosos del estrés no acaban ahí: también es fuente de numerosos trastornos físicos y mentales, de alteraciones del sueño, de diabetes y dolores musculares, etc. Y a todo ello se suma, como muestra un estudio dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina Albert Einstein de la Universidad Yeshiva de Nueva York (EE.UU.), que el estrés duplica el riesgo de deterioro cognitivo en las personas mayores.

Más concretamente, los resultados demuestran que el estrés incrementa el riesgo de desarrollar deterioro cognitivo leve amnésico (DLCa), tipo de deterioro cognitivo en el que el síntoma predominante es la pérdida de memoria. Y como sucede con todos los tipos de deterioro cognitivo, su aparición supone un mayor riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer.”

Si quieres saber más sobre esta noticia o sobre la investigación puedes seguir este enlace

 

Al día con la tecnología

La enfermedad de Alzheimer no tiene cura conocida, pero ciertas técnicas permiten mejorar las capacidades cognitivas de los pacientes, retrasar la pérdida de memoria y aumentar su calidad de vida. Para conseguirlo, entre las típicas que utilizan papel y lápiz empiezan a colarse otras de corte tecnológico que benefician no solo a quienes padecen la enfermedad, sino también a sus familiares y cuidadores.

tecnologia-calidad-personas-Alzheimer-inicial_EDIIMA20150616_0928_18Si quieres conocer las que se están usando y con mejores resultados sigue este enlace

El alzhéimer no puede con la música

El lóbulo temporal es el encargado de gestionar la memoria auditiva, y a pesar de que esta zona es de las primeras en deteriorarse en el Alzheimer, diversos estudios han demostrado que incluso en estadios avanzados de la enfermedad, las personas son capaces de recordar música ligada a su historia personal, y aún no siendo capaces de evocar su nombre, si recuerdan una canción que marcó su vida.   Para ampliar la noticia pinche aquí.

La depresión: ictus, alzhéimer… y párkinson

Un estudio indica que el trastorno psiquiátrico es un síntoma precoz o un factor de riesgo

Sufrir depresión conlleva mucho más que lo que supone la propia enfermedad, a tenor de las investigaciones que se van llevando a cabo. Si ya se había constatado la relación de esta patología con el ictus y con el alzhéimer, ahora un nuevo estudio, publicado en ‘Neurology’, la revista de la Academia Americana de Neurología, da un paso más: las personas con depresión son más propensas a desarrollar párkinson.

“Vimos este vínculo durante un intervalo de tiempo de más de dos décadas, por lo que sacamos la conclusión de que la depresión puede ser un síntoma muy precoz o un factor de riesgo de párkinson”, ha señalado el autor del estudio, Peter Nordström, de la Universidad de Umea (Suecia).

Amplia la noticia siguiendo este enlace

Si quieres saber más sobre la relación de la depresión y el ictus sigue este enlace

Para ampliar la información sobre la relación que tiene la depresión y el desarrollo de alzhéimer, puedes hacerlo pinchando aquí

Decálogo de la prevención

alz7--644x362

Varios factores contribuyen al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. El principal riesgo para desarrollar esta patología neurodegenerativa es la edad, además de la herencia genética (especialmente ser portador del gen ApoE4) que marca una predisposición. Aunque esto no pueden cambiarse, sin embargo, otros factores que favorecen su aparición sí son modificables, como la hipertensión, la obesidad, la diabetes y el colesterol elevado. Controlar esos parámetros puede ayudar a que varias décadas más tarde aparezca el deterioro cognitivo.

Una artículo publicado recientemente en la revista “Neurobiology of Aging”, firmado por investigadores de Estados Unidos, Reino Unido, Australia e Italia, destaca que varios estudios prospectivos han mostrado que determinadas pautas de alimentación y estilos de vida se asocian con un mayor riesgo de padecer alzheimer.

Para ampliar la noticia pinche aquí.

Para leer el artículo original siga este enlace (en inglés).

Reaprender

El cerebro de los mayores puede reaprender

La creadora del Método Hoffmann, un tratamiento rehabilitador para mayores, ha explicado en el XXVI Congreso de la Sociedad Gallega de Gerontología Geriatría, celebrado este fin de semana en Pontevedra, que «el cerebro de la persona mayor puede reaprender».

Hoffmann ha destacado que tras cinco años iniciales de investigación, el cerebro de una persona mayor no tiene la «enorme capacidad de mejora y aprendizaje que tienen los niños», ya que este no está creciendo, pero que «se puede trabajar con ella y con su capacidad mental y cerebral» hasta conseguir lo que denomina «neuroplasticidad neuronal».

Para conocer más sobre esta noticia pinche aquí.

Sueño y Alzheimer

La falta de sueño aumenta los niveles de la proteína del Alzheimer en el cerebro.

Investigadores de la Radboud University, en Países Bajos, han comprobado como tras una noche sin dormir hasta los cerebros más sanos tienen más altos los niveles de la proteína beta-amiloide, relacionada con la formación de placas que se da en pacientes con Alzheimer.

Los resultados del estudio aparecen publicados en el último número de la revista ‘JAMA Neurology’ y los autores aseguran que cuando esta falta de sueño se repite puede llegar a ser un factor de riesgo para desarrollar esta enfermedad neurodegenerativa.

Amplia esta noticia pinchando aquí.